Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > Kevin Feng Ke: «Queremos retratar la condición humana en el corredor de la muerte»
Diario del Festival » ZABALTEGI - NUEVOS DIRECTORES
Kevin Feng Ke: «Queremos retratar la condición humana en el corredor de la muerte»
LETTERS FROM DEATH ROW
Jueves, 25 de septiembre de 2008

Letters From Death Row narra la historia de un recluso de una prisión china al que le han en­comendado como tarea regis­trar las últimas voluntades de los presos del corredor de la muerte poco antes de que sean ejecutados. Inspirada en hechos reales, las declaraciones de los reos sirven para plantear cues­tiones sobre segundas oportu­nidades y la condición humana.

“No queríamos hacer una declaración política de inten­ciones. Es un tema muy delica­do y sólo pretendemos retratar la condición humana del corre­dor de la muerte en la sociedad china. De todos modos -re­cuerda el director- no es un problema chino, sino universal. Chi­na no quiere abolir la pena de muerte y la cantidad de gente que es ejecutada al año es im­portante. Sin embargo, China no es más severa que otros pa­íses”.

El interés de Feng Ke radica más en las historias personales, en el nivel humano de los per­sonajes con los que la audiencia puede simpatizar porque su pa­sado no se conoce. El protago­nista se enamora de una dulce reclusa con la que graba anun­cios de megafonía. Ella no podrá eludir la sentencia de muerte. “Cuando encontramos la prisión en la que íbamos a rodar y abri­mos las cortinas para que entrase la luz -aclara el director- las mujeres en especial parecí­an recién llegadas de la calle, vendedoras comunes. Entonces te preguntas qué habrá ocurri­do para que hayan acabado allí”.

La cinta ha contado con in­versores americanos, “y patri­monio socio-cultural chino, lo que hace de ella una coproduc­ción”, anota el director. El equi­po rodó sin permiso oficial del gobierno chino. “Tratándose de un tema tan delicado, nos pasamos el rodaje temiendo que cualquier día se cargasen el pro­yecto. Pensamos en realizarlo en un decorado construido, pe­ro al final encontramos esta pri­sión y decidimos correr con el riesgo”.

Herencia documental
La experiencia documental de Kevin Feng Ke es sólo notable en el tratamiento de la historia y el método de investigación y cons­trucción de personajes. “Entre­vistamos a muchos prisioneros para que compartiesen sus ex­periencias durante la prepro­ducción”. En el rodaje, los acto­res convivieron con los prisio­neros y compartieron comidas y recreos. “Me pareció una manera más realista para que los actores se mimetizasen”, comenta el director.

Di Yueming, el actor principal, admite que como una persona libre, comprobó lo poco deseable que es la vida en la cárcel. Tras su inmersión en la mente de un prisionero y la experiencia de recrear una situación tan miserable, Yueming dice que se va a asegurar de que nunca hará nada que le ponga entre barrotes.
Ane RODRÍGUEZ

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar