Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > El universo Miike
Diario del Festival » JAPÓN EN NEGRO
El universo Miike
RAINY DOG
Jueves, 25 de septiembre de 2008

Shinjuku Triad Society (1995), Rainy Dog (1997) y Ley Lines (1999) son las tres películas que conforman la denominada “Black Triad Trilogy” de Takashi Miike.No se encuentran rodadas de manera cronológica y tampo­co tienen mucho más en común que el hecho de que en todas aparezca el actor Tomuro Tagu­chi (intérprete de culto gracias al Tetsuo de ShinyaTsukamoto) en su reparto. Sin embargo, en ellas ya subyacen muchos de los te­mas que se convertirán más tar­de en las claves para entender el universo Miike, entre los que destaca por encima de todos la marginalidad de los personajes y su situación de exiliados dentro de una sociedad que les da la es­palda ya sea por su procedencia geográfica o por su tendencia sexual. Por eso, muchos de los personajes de Miike son seres en la sombra que han de esconder­se tanto para los demás como para sí mismos. Es el caso de Yuuji (Sho Aikawa, en uno de sus mejores papeles) un yazuka des­terrado en Taipei, que ha caído en lo más bajo y que lleva una vi­da miserable reconvertido en sicario de poca monta y sin ningún tipo de esperanza de futuro. Se­rá entonces cuando aparezca en escena un hijo secreto del que hasta el momento no tenía cono­cimiento: un niño sordo que se convertirá en su sombra acom­pañándole silenciosamente en cada una de las paradas de su periplo asesino. Muchos han comparado a Rainy Dog con la película de Luc Besson Leon, el profesional (1994), sin embargo a mí me gusta más verla como un trasunto del famoso cómic “El lobo solitario y su cachorro ”pero trasladada a los ambientes de la delincuencia de los bajos fondos de la capital de Taiwán. Lo que está claro es que,a través de ella, Miike perfila la figura del outsi­der en su cine mientras reflexio­na sobre el sentimiento de orfan­dad y sobre el fracaso y el hastío existencial, sobre la necesidad, en suma, de hallar algún motivo cuando uno se encuentra en el estancamiento, por pequeño que sea, para seguir adelante.

Rainy Dog es quizás una de las obras más sobrias y compac­tas dentro de la carrera de Miike. No hay lugar para la hipérbole vi­sual ni para la parafernalia pos-moderna. Sólo un relato acerca de la lucha por la supervivencia de un puñado de personajes que se dejan la piel en los mugrientos callejones de una ciudad que no los quiere, la cual además descarga su ira sobre ellos a través de diluvios que sólo traen con­notaciones de mal presagio.
Beatriz MARTINEZ

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar