Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > «La función de un festival es conseguir espectadores exigentes»
Diario del Festival » JURADO - HORIZONTES LATINOS
«La función de un festival es conseguir espectadores exigentes»
JORGE GOLDENBERG
Jueves, 25 de septiembre de 2008

Jorge Goldenberg, escri­tor teatral, realizador y, sobre todo, guionista, completa, con la actriz Mirtha Ibarra y el pro­ductor Luis Miñarro, el Jurado que valora este año las pelícu­las a concurso de la sección Ho­rizontes Latinos.

Para Goldenberg, la mejor virtud del Festival de Donostia es haber conseguido llegar a tanta gente: “Aquí no vienen só­lo cuatro cinéfilos enfermos; aquí, a cualquier proyección que vayas la sala está llena, y hay muchas películas compli­cadas y muchas cosas que nos son precisamente comerciales, pero interesan”. Y ése, a su jui­cio, debe ser el objetivo del certamen: “La función de un festi­val como éste es estimular y educar la retina del espectador; por supuesto que todos los fes­tivales tienen también su parte frívola, pero lo esencial son las películas que ofrecen, y eso es lo más importante: contribuir a la tarea de construir un espec­tador inteligente y exigente en el mejor sentido de la palabra. Eso se logra ofreciendo al es­pectador alternativas y ense­ñando lo que habitualmente no se ve, como Terence Davies o el cine negro japonés”.

Jorge Goldenberg (San Martín, Argentina, 1941) ha tra­bajado en México, Colombia, Francia, China o España: “Soy un poco pata de perro”, asegu­ra. Su amplio currículo incluye la realización de documentales, la redacción del guión de nume­rosas películas (La película del rey, Miss Mary, La frontera, De eso no se habla, Tinta Roja, La fuga, Las alas de la vida) y es además autor de teatro.

Aunque no quiere conside­rarse un experto en cine latino­americano, ni le gusta generali­zar (“prefiero hablar de pelícu­las, una por una”), Jorge Gol­denberg considera que en el Festival sí están representadas muchas de las maneras de ha­cer cine en América.

“Hay realizadores de mucho talento, tal y como estamos viendo en Horizontes Latinos: cinematografías como la de Uruguay, un país que no tiene larga tradición, sin industria de cine propiamente dicha, pero donde surgen realizadores de talento, con propuestas origi­nales, con miradas originales”.

El que, a su juicio, no está atravesando un buen momento es el cine mexicano: “Tiene una situación muy difícil por el tema de la producción. Me preocupa, por ejemplo, el hecho de que no tengamos hace tiempo una pe­lícula de Arturo Ripstein,y pien­so que es porque sólo se esti­mula la producción de un cine de tipo Hollywood, y se olvidan de gente como él, que tiene mi­rada y carácter.

Sí hay buena representa­ción del cine argentino, con La rabia, La sangre brota, Leonera, o El nido vacío en la Sección Oficial. No puedo afirmar que sea la cinematografía que lidera el cine latinoamericano, pero tal vez sí la de mayor volumen, y hay muchos realizadores jóve­nes, entre los veintitantos y los cuarenta, gente de mucho ta­lento como Lucrecia Martel o Carlos Moreno o Ariel Rotter, y esto sólo por dar algunos nom­bres. Pienso que no es un mal momento en cuanto a lo que se hace.En relación a lo que se dis­tribuye y se consigue ver,ése es ya otro tema. Argentina, con­cluye, tiene además una gran producción de cine indepen­diente y, como en Latinoaméri­ca en general, es una produc­ción de poéticas muy variadas, y tienes muy diversos modos de narrar, muy diversas temáti­cas”.

No es sólo cine social
Goldenberg no comparte la idea de que el cine que se hace en Latinoamérica tenga un ses­go marcadamente social: “Hay cierta estigmatización en esa mirada, no se hace sólo denuncia social, hay también muchas películas de temática intimista, que intentan pene­trar en conflictos esenciales, aunque es innegable que la mi­rada sobre el entorno social también debe estar, si no sería­mos como ciegos, pero no hay una temática cerrada, eso ade­más sería muy peligroso”.

El guionista argentino im­parte regularmente cursos y ta­lleres de guión cinematográfi­co: “Lo que más hago son talle­res de desarrollo con proyectos: trabajar con colegas más jóve­nes que apuestan para mejorar un proyecto que está en ciernes. En Madrid desde hace seis años hacemos el Curso de Desarrollo de Proyectos Latinoa­mericanos de la Fundación Ca­rolina con la Casa de las Améri­cas, y el tema que trato yo es el de la escritura, intentando con­vencer a los alumnos de que la palabra clave no es ser original, sino específico; se pretende que tú encuentres tu película, porque lo difícil es hallar tu pro­pio tono, tu propio proyecto”.

Simultáneamente prepara la presentación en noviembre de Regreso a Fortín Olmos, un documental que ha realizado con Patricio Collo.

“No tengo preferencias por la ficción o por el documental, aclara Goldenberg, pero está claro que éste está viviendo un crecimiento importante en los últimos 10-15 años” y, para eso, tiene una explicación: “Hay tal vez una búsqueda de cierta au­tenticidad en la imagen, una cierta desconfianza por la ma­nipulación que a veces se ad­vierte en la ficción,como si en el documental hubiera una garantía mayor”.

"En Horizontes Latinos estamos viendo realizadores de mucho talento"

"Latinosmérica tiene una producción de poéticas muy variadas"

Pili YOLDI

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar