Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 60 Edición 2012  > Diario del Festival > La comedia como algo serio (es una broma)
Diario del Festival » VERY FUNNY THINGS
La comedia como algo serio (es una broma)
Viernes, 21 de septiembre de 2012

Dos casos, uno de ficción y otro real. El primero: el del director de cine que, harto de hacer películas de género, insiste en rodar un filme social para, finalmente y tras un penoso trayecto vital, darse cuenta de que si hay algo realmente útil y terapéutico es la comedia. El segundo: el de un director y actor que, pese a ser uno de los pilares del cine moderno, sigue sin ser reivindicado con la vehemencia que merece. El primero es el argumento de Los viajes de Sullivan, una de las comedias más importantes del Hollywood clásico, dirigida por un maestro del género, Preston Sturges. El segundo es el caso de Jerry Lewis, un director que, aún hoy, a menudo sigue sin alcanzar el prestigio que merece, quizá porque su cine revolucionario se vehiculaba a través de la risa.

He aquí la cuestión de la comedia, que de tan cómica a veces cuesta tomársela en serio. De ahí este ciclo, que petende aglutinar, reivindicar y reflexionar sobre una corriente que lleva tiempo en estado de gracia: la Nueva Comedia Americana. Este movimiento tan dispar quizá resulte injusto resumirlo bajo una etiqueta, pues en ella tienen cabida pioneros como John Landis; directores políticamente incorrectos como Mike Judge; hombres orquesta como Judd Apatow; actores que son principio y fin de sus películas como Will Ferrell; o actores que resultan imprescindibles también como directores, como Ben Stiller. Son treinta años de historia que van desde la fundacional Desmadre a la americana, en la que la amistad y el compañerismo a lo bruto era el núcleo del relato, a La boda de mi mejor amiga, película que encumbraba a la actriz Kristen Wiig y que ponía en relieve un posible cambio de ciclo, en el que se demuestra que la mujer también puede hacer reír (puede parecer una obviedad).

La grandeza de la comedia americana contemporánea reside justamente en sus evoluciones y contradicciones. Tiene la capacidad para habitar lugares comunes (temáticos: la pareja, la amistad, el compromiso; y estéticos: la elipsis, la parodia) a la vez que busca nuevas formas y se mueve en un panorama amplio del audiovisual, como la televisión o internet. A menudo se instala en el conservadurismo (temático) a la vez que ahonda en la irreverencia (formal). Parece haber creado un movimiento, pero cada autor (actor, director o guionista) termina por tener su propia voz. Eso sí, hay algo que se repite: que siempre hacen reír.

VIOLETA KOVACSICS

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar