tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 62 Edición 2014  > Diario del Festival > Una poética interpretación del ciclo de la vida
Una poética interpretación del ciclo de la vida
SIMINDIS KUNDZULI/CORN ISLAND
Sábado, 20 de Septiembre de 2014

Una improvisada islita construida propiamente para la película simulando a una de las muchas que se producen anualmente de manera natural, sirve de único escenario para este drama intimista del realizador georgiano George Ovashvili premiado en el Festival de Karlovy Vary. En ella se situarán un anciano y su pre-adolescente nieta durante los meses en los que el curso del río Inguri y el clima les permiten plantar su maizal.

Salvo unos soldados georgianos y otros rusos que aparecen y les incordian no más de cinco veces a lo largo de toda la historia -la diminuta isla está situada entre dos tierras, Georgia y Abjazia- son únicamente el abuelo, su nieta y su propia soledad los que conducen esta historia en la que la naturaleza es la propia protagonista. El río construye, el río destruye.

La niña descubre su sexualidad -simbolizada por la muñeca que al principio no suelta y poco a poco la va dejando a un lado- araíz del interés que le despierta el soldado que ha quedado atrapado en el islote, malherido, al que el abuelo cobija y protege.

La película está llena de momentos brillantemente plasmados gracias a una espectacular fotografía, repleta de imágenes sugerentes que transmiten paz y al mismo tiempo inquietan, con un par de personajes que tienen todo el tiempo del mundo para observar, escuchar, trabajar, o simplemente estar. En efecto, Ovashvili les deja estar, les deja trabajar, construir y pescar, comer, dormir, pensar... todo menos hablar. Porque en Corn Island no se habla, apenas intercambian cuatro frases a lo largo del filme, y en este caso es de agradecer: esas miradas penetrantes y sus rutinarias acciones lo dicen todo. Y es que las miradas del veterano actor turco Ilyas Salman y la jovencísima Mariam Buturishvili magnetizan al espectador, haciéndolo de alguna manera cómplice de su situación. Entenderemos su soledad, melancolía, necesidad, anhelo, miedo y poca, muy poca felicidad. ANE MUÑOZ

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar