Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 62 Edición 2014  > Diario del Festival > Interiores familiares
Diario del Festival »
Interiores familiares
Domingo, 21 de septiembre de 2014

Aún bajo el impacto de la calurosa y prolongada ovación que recibieron en el pase de gala de su película, comparecieron en rueda de prensa los responsables de la producción danesa Silent Heart con su director, el veterano Bille August, a la cabeza. El cineasta recupera enesta nueva película los ambientes de sus primeras obras, aquellas que le valieronser considerado el sucesor natural de Ingmar Bergman y ganar por dos veces en el Festival de Cannes. Sin embargo, el director danés no es muy partidario de echar la vista atrás: “No sé hasta qué punto Silent Heart puede estar imbuida del espíritu de mis primeras obras, espero que no, dado que a mí me gusta ir siempre hacia adelante, nunca en retroceso. Hice esta película sencillamente porque trata un tema, como el de la eutanasia, que está en el centro del debate social en Dinamarca y que me interesa especialmente pero, sobre todo, porque el guion reflejaba muy bien cómo una decisión así afecta a los vínculos familiares”. El filme transcurre en el interior de una vivienda aislada donde las dos hijas de un matrimonio, con sus respectivas parejas, acuden a cenar por última vez junto a su madre, quien ha optado por fin a su vida al día siguiente al estar afectada por una enfermedad degenerativa. Aunque la decisión de la madre es aceptada en un principio, según se acerca la crítica hora, las percepciones de ambas se confunden. “Lo bueno de esta historia es que ningún personaje termina en el lugar que ocupaba al inicio, todos evolucionan”, manifestó August, quien no dudó en reconocer que “la escena donde el personaje de Esther muere fue la más complicada de rodar desde el punto de vista emocional”. Acompañado por sus cuatro protagonistas, el director aseguró que “aunque venir a un festival como el de San Sebastián supone un gran reconocimiento, para mí el mejor premio al que puedo optar es tener entre manos un buen guion que me permita recrear Bille August (en el centro) y sus actores: retrato de familia. la vida sobre una pantalla”. j.i.

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar