Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 62 Edición 2014  > Diario del Festival > Diamantes en los suburbios parisinos
Diario del Festival » ZABALTEGI
Diamantes en los suburbios parisinos
Bande de filles/ Girlhood
Martes, 23 de septiembre de 2014

Una de las Perlas con mayúscula de este año es este peculiar y osado drama en el que su joven directora, Céline Sciamma (Tomboy, 2011), muestra su visión particular del ambiente pandillero de los suburbios parisinos. En este caso, sitúa la cámara en un barrio cuyos habitantes son en su mayoría afrofranceses, y opta por retratar la vida de las pandillas de chicas, dejando a los hombres en un segundo plano. En esto radica precisamente su originalidad.

Ante la ausencia de una madre que trabaja día y noche y apenas pasa por casa, Marieme y sus dos hermanas menores viven a cargo del hermano mayor, un chico violento con quien resulta imposible convivir. Para Mariame la vida es “una mierda”: el hermano la maltrata, los chicos del barrio la incordian, y sus notas en la escuela no son buenas. Harta de sentirse fuera de lugar, censurada y maltratada por su entorno, Marieme busca desesperadamente su lugar en el mundo. Poco a poco se va introduciendo en una pandilla de chicas a las que tendrá que ganar su confianza. En su proceso de integración, Marieme cambia su imagen, acepta el nuevo nombre que le dan sus nuevas amigas, llega a pelearse con otra chica para demostrar su valentía... todo ello con el afán de sentirse feliz, útil, y sobre todo, libre.
El espíritu libre de las pandilleras alcanza su momento álgido en una preciosa, alegre y emotiva escena: las cuatro inseparables bailan imitando a Rihanna con su exitosa canción, “Diamonds”. Esta divertida escena transmite frescura y mucha espontaneidad.
Las chicas están muy bien retratadas, y no era fácil, pues ninguna de ellas es actriz. En realidad son auténticas pandilleras que se mueven por los barrios de la periferia, elegidas por Sciamma tras un intenso casting “callejero”. Entre todas, brilla especialmente Karidja Touré (Marieme), que en esta su primera experiencia frente a una cámara, cautiva con su fuerza y magnetismo, cosa que Sciamma aprovecha inteligentemente dedicándole muchos primeros planos y siguiéndola muy de cerca allá donde va. También llama la atención la música electrónica del grupo Para One, responsable de la banda sonora, muy acorde con la ambientación de esta historia. A.M.
 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar