Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 64 Edición 2016  > Diario del Festival > HISTORIAS VERDADERAS DE LA PAMPA DEL TAMARUGAL
Diario del Festival » HORIZONTES LATINOS
HISTORIAS VERDADERAS DE LA PAMPA DEL TAMARUGAL
EL CRISTO CIEGO
Sábado, 24 de septiembre de 2016

En la cruda realidad del desierto chileno sitúa Christopher Murray su nuevo largometraje, El Cristo ciego. El director chileno (Santiago, 1985) eligió como personaje central de su historia al joven Michael, que asegura haber vivido una revelación divina y cree tener capacidad de realizar milagros: “Entendía que Dios no está fuera, está dentro y, si él entendía esto, podía ser un Cristo”, relata la voz en off. Michael emprende un viaje iniciático y por el camino se encuentra con escepticismo, fe, y con la extraordinaria y castigada humanidad que habita el desierto chileno.

Todos los relatos y parábolas del filme son vivencias de los protagonistas, contó ayer Murray en su intervención en los Desayunos de Horizontes. De hecho, el guion es una recopilación de dos años de historias que recogió de vivencias de los vecinos de esa desértica zona en el norte de su Chile natal, y todos los personajes, a excepción del actor protagonista, Michael Silva, son indígenas que actúan por primera vez interpretando papeles que se acercan mucho a sus propias vidas. “Su historia se convirtió también en la historia de la película, pero no es un documental, aclara, es ficción”. Finalmente, agrega, “el proyecto del equipo se convirtió en una invitación abierta a la comunidad para crear en conjunto, dando un nuevo sentido a la película”.

El realizador chileno explicó que su interés es también antropológico, pero que va más allá: en un lugar azotado por la injusticia social, de donde se extrae gran parte de la riqueza de Chile, pero sin que eso revierta directamente a esas comunidades, aclaró, la herida de esa injusticia está muy presente, pero eso no impide que, ahí mismo, las personas convivan con la fe y busquen la espiritualidad.
Murray subrayó la capacidad del cine de conectar con los territorios y de generar un acto creativo en las comunidades donde se instala, una cualidad que a su juicio, “es la más interesante del cine, y que genera experiencias irrepetibles”. En este caso, el lugar es la Pampa del Tamarugal, donde encontró a los protagonistas de El Cristo ciego. “Quería llevar un relato tan universal a un contexto local, y también lanzar un mensaje de empoderamiento social, de hacerse cargo de una realidad que es muy dura”.

El Cristo ciego es la primera película de Murray en solitario, tras codirigir Manuel de Rivera, estrenado en 2010 en el Festival de Rotterdam. Participó en Cine en Construcción de Toulouse en 2016, y es una coproducción de Chile y Francia.
PILI YOLDI
 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones