Acceso a Mi Festival Desconectar
tve Gas Natural Fenosa movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 65 Edición 2017  > Diario del Festival > EL PASTICHE COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES
EL PASTICHE COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES
MOTHER
Miércoles, 27 de Septiembre de 2017

¿Hasta qué punto un escritor se debe a sus lectores? ¿Qué legitimidad le procura a uno la aprobación de sus fans? ¿La personalidad de una figura pública viene determinada por la particular idiosincrasia del personaje o se desarrolla en función de cómo le perciben a uno? Estas son algunas de las cuestiones que emergen en Mother!, la última 

película de Darren Aronofsky (Pi, Réquiem por un sueño, El luchador) que hoy aterriza en la sección Perlas. Controvertido como es, y ahí está su obra pretérita para demostrarlo, tampoco en esta ocasión el realizador estadounidense dejará indiferente a nadie. Con un reparto encabezado por Jennifer Lawrence y Javier Bardem (y donde también concurren dos veteranos de la solvencia de Ed Harris y Michelle Pfeiffer), Mother! es una película que se rebela contra su propia naturaleza. Cierto es que Aronofsky, como ya hiciera en Cisne negro sin ir más lejos, se apropia de algunos elementos inherentes a fórmulas de representación muy trilladas (el cine de terror o el de suspense sin ir más lejos), pero al igual que sucedía en aquél título, en su descodificación hay un empeño por subvertir su alcance y, de paso, juguetear un poco con las expectativas del público.
 
Así las cosas, Mother! no es lo que parece o, mejor dicho, termina por ser, deliberadamente, una cosa bastante distinta a aquello que busca aparentar de inicio. De entrada, Aronofsky se vuelca en la creación de una atmósfera de desasosiego con ítems bastante reconocibles (mansión solitaria en mitad del campo, un autor con bloqueo creativo, una mujer que cree percibir fenómenos extrasensoriales), una atmósfera que va manteniendo a lo largo de todo el film y que, el cineasta, tensa y destensa a conveniencia hasta llegar a un punto de no retorno. A partir de ahí, Mother! deja de apelar a un universo reconocible para adentrarse en un escenario de surrealismo salvaje, donde lo insólito deviene pesadilla.
 
Tras ser presentada en el último Festival de Venecia, algún crítico señaló que Mother! era una suerte de deconstrucción del universo creativo de Brian De Palma. Atendiendo al hecho de que el propio De Palma lleva años acometiendo una operación parecida sobre el legado hitchcockniano, bien puede decirse que, con este film, Aronofsky ha dado un paso más allá en su empeño por dignificar el pastiche convirtiéndolo en un género libre de complejos y con ambiciones discursivas. Si lo logra, o no, toca que sea el público del Festival el que lo decida.
 
JAIME IGLESIAS 

 

Darren Aronofsky, director del film
Darren Aronofsky, director del film

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar